Al pensar en hogares inestables pensaba en el testimonio de mi hermana que vivió con un alcohólico y Dios le mostro un camino mejor. Ahora esta pareja es un ejemplo para muchos que no creen que Dios pueda alcanzar aquellos que se muestran mas duros externamente. Ellos están trabajando muy activos en su iglesia y me impacta como Dios trato con cada uno de ellos. Leamos su testimonio para bendición y edificación nuestro.

    Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo quien en su misericordia tuvo compasión de mí. El me saco del pozo de la desesperación y del lodo cenagoso. También enderezo mis pasos,  hizo mis pies como de siervas y en las alturas me hizo andar. Mi alma esta agradecida y gozosa al ver experimentado el nuevo nacimiento. Después de vivir una vida sin dirección nunca olvidare de donde Dios me saco.

     Nací en México  y a temprana edad mi padre falleció. Experimente una vida inestable y comencé a trabajar a los 8 años para sobrevivir con mis 6 hermanos. Logre terminar la primaria y la secundaria, pero empecé a participar en salidas con mis amigas a bailes. El comenzar a ir a la disco me propuse en conocer diferentes cantantes. A la edad de 25 años conocí al que ahora es mi esposo y a los 8 meses de conocernos nos juntamos. Cuando éramos novios el no me mostro totalmente quien él era, me di cuenta al momento que vivimos juntos. Me di cuenta que él era un alcohólico y comenzaron los problemas entre él y yo. Vivimos un año en Distrito Federal a donde él trabajaba como Policía de guardia. Me recuerdo que los fines de semana yo lo esperaba mientras el salía con sus amigos. Cuando me quedaba en la casa lo único que pensaba era, “¿Que estará haciendo?”   Y  solo pensaba ideas malas. Un día al visitar a mi madre en Puebla me encontré con unos amigos que vivían en los Estados Unidos y llegaron de visita esa semana. Yo pensé este será la salida para apartar a mi esposo de sus amigos y el dejara el vicio. Acudimos a venir a Los Estados Unidos y mayor fue mi sorpresa que aquí los vicios son más baratos y mi esposo siguió consumiendo liquor.  Me sentía tan sola, sin mi madre ni mi familia. Solo a lado de un hombre alcohólico, pensé en dejarlo pero no podía porque aun lo amaba. Después que se vinieron dos de sus hermanos comenzaron a tomar aun más y llego el momento donde ya no soportaba. Encontré a mis amigos y me propuse irme de la casa y ahora sé que no era el propósito de Dios, ese día no encontré a mis amigos en el lugar a donde se había propuesto vernos. Entonces volví con mi esposo  y solo me recordaba lo que cuando era niña unos cristianos me ensenaron. Desde pequeña tenía unos vecinos que me llevaban a la iglesia pero resistí y fui rebelde.

Las iniquidades prevalecen contra mí, mas nuestras rebeliones tú las perdonaras. Salmos 65:3 Estas fueron las palabras que recordaba y comencé a buscar la ayude del Padre.  Dios me inquieto a buscar una iglesia y trate de convencer a mi esposo pero no sabíamos a donde ir. Mi sed era tan grande que comencé a buscar en programas en televisión  y lectura en folletos. Un día mi compañero de trabajo invito a mi esposo a una reunión familiar y le prestó un mensaje en una cinta. El día siguiente que fue Domingo fuimos a la iglesia y fue el día más glorioso que mi esposo experimento un nuevo nacimiento. Mi esposo le rindió su vida a Cristo Jesús Señor Nuestro. Dios estaba trabajando en ambos en diferentes maneras pues la próxima semana solo él fue a la iglesia y yo no quise ir.  Ese día me quede leyendo un folleto y comencé a orar y comencé a llorar. No comprendiendo que pasaba solo me recordaba de mi madre a quien amaba tanto. Pienso que la idolatraba tanto pues ni lograba a ver el cambio que mi esposo hizo en esa semana. Dejo de consumir alcohol totalmente y compartía su alegría conmigo. Esa noche cuando dormía tuve una pesadilla donde un grupo de demonios me atormentaban y mi madre estaba tendida en una mesa y me daban una espada para que yo traspasara a mi madre. Yo me resistía y me atormentaban aun más, pegándome y se burlaban de mí. Era una desesperación  muy grande y de repente sentí la necesidad y le grite a Dios, “Si en verdad tu existes líbrame de esto.” Al momento apareció una luz maravillosa en el suelo como un reflejo y un personaje que inspiraba paz sentada pero sola lleguen a contemplar al ver la luz. Desperté y me puse de rodillas y mas no había duda que el Señor estaba limpiando, purificando y restaurando mi  ser. No sé cuánto tiempo pase  pero lo único que sé es que desde ese día hubo un cambio en mi ser entero porque poderoso es Dios para transformar el espíritu, alma y cuerpo. Han transcurrido 12 años y el Espíritu Santo es el que me ayuda y me consuela. Gracias a Dios también por los hermanos que estuvieron muy pendientes de nosotros y no nos dejaron, sino que nos visitaron y nos regalaron mucho material cristiano.

     Mi deseo es que usted también se encuentre disfrutando de una vida plena en Cristo Jesús Señor Nuestro.  G- Reyes 2011  Editado por Levántate tu mujer

Consejo: Si tú te encuentras en esta situación acude a tu pastor y pídele ayuda en orar por tu esposo y el de mantenerte paciente a los pies del maestro. Antes de tratamientos de terapia, Dios es el único que puede sanar el cuerpo y el alma. Un alcohólico busca una dependencia en un vicio pero en realidad lo hace esclavo del vicio. Que Dios permita la libertad a esos esposos esclavos por la sangre de Jesucristo. Tenemos solo la victoria en Cristo. Te aconsejo que busques consejería bíblica para tu vida. Si necesitas ayuda contactanos para localisar a un consejero de la  Asociación NANC. Si te gustaria mas informacion para preparte como consejera contactanos.

 Que Dios les bendiga